Historia a palos

 


Si quieres recibir nuestros artículos más recientes suscríbete aquí


Bienvenidos al primer editorial de Hechos Criollos, un espacio dedicado a recuperar nuestras tradiciones y buenas costumbres. Cuánta falta hacen, realmente, aquellas buenas costumbres que forjaron nuestra venezolanidad.

En esta primera edición de “La historia a palos”, quiero hablarles sobre la principal razón de ser de Hechos Criollos: La educación. Y es que la educación es la base fundamental de una sociedad, su ausencia solo trae oprobio y miseria y sirve de abono para el crecimiento de demagogos y tiranos, y vaya sobran ejemplos en nuestra historia.

La educación es compartida; por una parte, los centros educativos y por otra el hogar. No podemos exigirle a una sociedad ignorante que elija a los mejores gobernantes, y mucho menos que puedan diferenciar entre lo bueno para el pueblo y lo bueno para la nación.

En nuestra historia tenemos educadores que han sido dignos de elogios: Andrés Bello, Simón Rodríguez, Mario Briceño Iragorri, Caracciolo Parra Pérez, Rómulo Gallegos, Arturo Uslar Pietri, entre otros. Hombres que dejaron una huella imborrable en su paso por nuestro suelo patrio, y que nos dejaron suficiente material intelectual como para tener un sistema educativo de primera. Lamentablemente, la ideología y la partidocracia atacaron al sistema educativo venezolano moldeándolo a su antojo: cambiaron la tecnificación por la militancia, el aprendizaje por la ideologización, el hambre de conocimiento por las ansias de la banalidad.

Pero existe esperanza estimados seguidores, y esta esperanza reside en cada uno de nosotros, en cada uno de aquellos que se esmeran por aprender de nuestra historia, y es que la historia es uno de los soportes fundamentales de la educación. Es un cliché barato decir que: “Quien no conoce su historia está condenado a repetirla”, la historia estimados seguidores, jamás se repite, lo que sí hacen muchos demagogos —no tan tontos como sus votantes— es copiar modelos y estrategias pasadas y aplicarlas al presente, y, al haber tantos individuos desconocedores de su historia que se convencen más con palabras que con hechos, es cuando vemos las vorágines sociales y políticas que consumen a generaciones enteras ¿Ven por qué es tan importante el conocimiento de la historia?

Es necesario difundir los hechos, investigar, indagar, leer, meditar sobre lo aprendido, motivar a otros para que hagan lo propio y, sobre todo, pensar con la mente muy fría a la hora de transmitir estos conocimientos.

Desde Hechos Criollos estamos y estaremos comprometidos con seguir educando, seguir trabajando y seguir cultivando esos valores que alguna vez nos caracterizaron. Nos negamos rotundamente a aceptar que el país que parió la libertad de 5 naciones y a hombres y mujeres de talla universal sea hoy un vertedero putrefacto y carente de esperanza. Recuerden que por nuestras venas corre la sangre de los guerreros de antaño, de los centauros invencibles, de los genios de las letras americanas, de políticos de altura y sobre todo, de educadores que jamás claudicaron en la tarea más hermosa que existe en la vida: enseñar.

Venezolanos de bien, es hora de contratacar a la ignorancia y la barbarie. Venezolanos ¡¡¡VUELVAN CARAJO!!! 

Recuerden que no existe historia aburrida si no mal contada.


Si quieres recibir nuestros artículos más recientes suscríbete aquí


 

 

 

 

Sobre el autor
Director Editorial

Politólogo egresado de la Universidad Central de Venezuela, escritor literario e investigador de la historia, especializado en batallas. Autor de Reliquias Olvidadas y Héroes Muertos. 

Instagram

¿Te gusta? ¡Apóyanos en Patreon!

Pin It on Pinterest