El asesinato de Alberto Lovera

Alberto Lovera, conocido como el «cojo Lovera» por su forma de caminar, producto de un accidente, fue una figura del Partido Comunista de Venezuela (PCV), nacido en Margarita, cuya historia forma parte de las múltiples muertes ocurridas en Venezuela durante el periodo denominado democrático. No se pretende con este artículo favorecer a una postura política o juzgar los motivos de las acciones realizadas por los grupos de seguridad, sino reseñar el hecho.

¿Quién fue Lovera?

Fue el fundador de la juventud comunista del PCV, razón por la cual llegó a viajar hasta Polonia en representación del partido. Fue líder sindical, obrero, y uno de los diputados electos del partido URD, en el cual participó al no poder hacerlo con el PCV, pero renunció a su condición de diputado en protesta a la actitud sumisa que asegura que tuvo Jóvito Villalba frente a lo que consideraba un fraude electoral por parte de la Junta Militar. Es importante destacar que a Villalba se le desconoció la victoria por haber utilizado maquinaria de partidos que estaban ilegalizados como el PCV. Lovera pudiese considerarse parte de esa maquinaria. 

Lovera, durante los años 60, fue parte de la lucha guerrillera comunista en Venezuela, vinculado a la revolución cubana, razón por la cual era buscado por los organismos de seguridad.

La detención

El 17 de octubre de 1965, al final de la tarde, Lovera es detenido por la Digepol, en su Mercedes azul, y trasladado a las instalaciones ubicadas en «Los Chaguaramos». Lovera había salido del edificio «San José» de Las Acacias, donde estará ubicada la plaza «Las tres gracias», en la ciudad de Santiago de León de Caracas.  A los días, Lovera fue enviado al retén «Planchart» y posteriormente al campo antiguerrillero de «Cachipo» en el estado Monagas. Al llegar a ese campo, los militares se negaron a recibirlo por el estado en que se encontraba Lovera. Se presume que fue torturado durante nueve días continuos. 

Luego de un tiempo, el cuerpo de Lovera es conseguido en una playa de Lecherías del estado Anzoátegui. Un pescador lo descubrió luego de que se enredara a su atarraya. El cuerpo estaba desnudo, inflado y sin cabello. Su cara, pies y manos estaban destrozados, lo que daba indicios de tortura. Alrededor del cuello tenía una cadena gruesa, un pico y un candado, para que el cuerpo no pudiese flotar. Los forenses tuvieron un arduo trabajo para lograr confirmar la identidad del cuerpo, por el estado en que lo habían recibido. 

Su esposa realizó un duro trabajo en dar con su esposo y fue la PTJ que le tocó lograr dar con la identidad del que llamaron «el ahogado». No tenía yemas en los dedos, habían destruido gran parte de su dentadura y de la cervical. El rostro era irreconocible. La PTJ confirmó que las huellas dactilares, en medio de lo que se podía, eran de Alberto Lovera; y su esposa María del Mar Álvarez reconoció un trabajo que se había hecho en Beijing en la dentadura. Cinco meses le tomó a María del Mar confirmar que se trataba de su esposo. 

El juicio

José Vicente Rangel y la esposa de Lovera, fueron quienes realizaron la investigación para hallar con los culpables. El gobierno no encontró culpable pero la investigación de Rangel dieron que estaban vinculados los funcionarios de la DIGEPOL, conocidos como «Los muchachos de Carlos Andrés», los cuales fueron preparados por el cubano Orlando García Vásquez:

Director General DIGEPOL José Jesús Patiño González, comisarios Carlos Vegas Delgado Alias «El Capitán», Alberto Ochoa, Roberto Romero, Miguel Aguilar, Pedro Cisneros, , Carlos Ferrara, Douglas Rodríguez, Eduardo Armenteros González, Mario Segundo Leal Acuña, José Ramón Antúnez y Carlos Quintero.

Durante todos estos sucesos, gobernaba Raúl Leoni, con Gonzalo Barrios como Ministro de Interior.

Fuentes
https://es.wikipedia.org/wiki/Alberto_Lovera
Foto e información extraída de AVN
Prensa, año 1965.

 

You May Also Like

Pin It on Pinterest