El cubano que traicionó a Francisco de Miranda

«…los venezolanos no trabajan con previsión. Están mejor preparados para cambiar de amos que para ser libres» informe de Pedro José Caro a Miranda

Miranda, a lo largo de su vida, sufrió muchas traiciones. Sus grandes méritos militares y su reputación le abrieron muchas puertas pero también le cerraron otras. Su empresa de liberar a América del yugo español fue una de las que no llegó a ver concretada. Sin embargo, su influencia en la emancipación americana es innegable, por lo que se le bautizó como el Precursor. Una de las traiciones que recibió, vino por parte de uno de sus agentes, posiblemente el más activo, en tiempos previos a la Primera República de Venezuela.

Desconfianza y sospechas

De febrero a junio de 1797, el cubano Pedro José Caro, estuvo en Trinidad, uno de los tantos destinos para los cuales sirvió a Francisco de Miranda. Desde allá, informaba a Miranda de todo lo que acontecía en aquellas tierras y ayudaba a promover la insurrección americana. Tuvo el encargo de imprimir la carta de Vizcardo en aquellas tierras. Sin embargo, Miranda encuentra resistencia de los ingleses para lograr sus objetivos, ya que estos consideraban peligrosas aquellas ideas francesas en América. 

Para entonces, a pesar de todo el tiempo y confianza que tenía Caro, Manuel Gual emite una carta al futuro Generalísimo de su impresión:

«No quiera usted que sienta no haber conocido al amigo Caro y haber sido informado de todos los planes de usted; pero lo que es más triste y más fatal es que mi amigo Manzanares y yo desconfiamos de él»

Gual no logró encontrarse con Caro, pero es posible que haya obtenido información que le alertaban sobre el cubano. Por otro lado, Picton, quien veía con suspicacia los planes revolucionarios afirma sobre Caro:

«La conducta de este hombre durante los cinco o seis meses que residió en esta isla me hace pensar que tengo razón para creer que era un emisario —Caro— de la corte de Madrid, quien ganó la confianza de Miranda para descubrir sus proyectos y las intenciones del gobierno de Su Majestad respecto a las colonias suramericanas»

El agente de Miranda había generado recelo en los americanos en su tiempo en Trinidad y aunque, al inicio, pudo laborar de forma sincera, la enfermedad lo impulsó a cambiar de rumbo.

La traición a Miranda

Pedro José Caro, enfermó de piedra en la Uretra y había caído en una pobreza tal, que al no ver resultados en la empresa de Miranda, se dispuso a pedir perdón al rey. Empero, algunas declaraciones pudiesen hacer pensar que su función de agente español ya venía dándose tiempo atrás. La embajada de España afirmó que aquel cubano visitaba con frecuencia a Miranda, lo que bastaba para apreciar sus «ideas y entretenimientos». 

Caro marchó a Hamburgo, a espaldas del General, y entregó documentos que revelaban las operaciones de Miranda y Vargas en Inglaterra al ministro de España José D. Ocáriz. Se le pide que vuelva a Londres para conseguir más información de todo lo que hace el General, pero este pide que le dejen ir a España para restablecer su salud. Caro quedó en la miseria, huyendo de la corona española que parecía no creerle; y de los ingleses, que tampoco le dieron el voto de confianza. Cada informe que se daba sobre él hablaba sobre la miseria en la que vivía y su mal estado de salud

Es posible que Miranda no llegase a conocer de su traición.  

Colaboración: G.J.Jiménez

Fuente
 Parra Pérez, Caraccionlo. Historia de la Primera República de Venezuela
 Archivos de Miranda: Viajes. 

¿Deseas apoyarnos?

http://www.hechoscriollos.com.ve/apoyanos/

You May Also Like

Pin It on Pinterest