Tiuna "El gran espíritu de la lucha"

El Cacique del Valle

Alto, fornido, envestido con un gran plumaje rojo e imponente, Tiuna era el primero de los hombres del valle de Caracas. Su dominio ocupaba la región del teque, en todo lo que ocupa hoy Catia La Mar, en el valle de Los Guayabos, llegando a delimitar con lo que hoy conocemos como Valles del Tuy. Era un gran guerrero y al mismo tiempo líder. Su condición de máximo Cacique de la región fue otorgada por el mismísimo “Catia”. Su prestigio no solo era por sus habilidades físicas, era inteligente, prudente y sagaz; respetado tanto por los suyos como por otros caciques.

Para el año 1568 las tribus que habitaban el valle tenían la moral baja debido al poderío español. Aún así, la presencia de Tiuna, a pesar de los reveses, empezó a cambiar el ánimo de los nativos. Su orgullo herido, perder lo que consideraba suyo, lo impulsaban a batallar, elaborando estrategias que victoria tras victorias cambiaron el panorama que venía mostrándose.

TiunaNgB

La guerra por el valle

Tiuna había elaborado una serie de estrategias para enfrentar a los españoles. Junto con Amaipuro, su hombre de confianza, evitó el desembarco de un velero, comandado por Diego García Paredes y Gutierrez de la Peña,  con municiones y refuerzos en el sotavento del Valle de los Guayabos. Enfrenta en la villa del Collado a los hombres de Bernaldez y Burgos, donde alcanzó el triunfo. Parecía estar en todas partes, al punto de sorprender a Carpio en Las Lomitas, Sierra de Capaya, derrotándolo y mostrando su temeridad y gran capacidad para la guerra.

Tras la conquista de Santiago de León

Tiuna había estado reuniendo a todos los nativos aledaños, alcanzado cifras, discutidas, que rondan entre diez mil y catorce mil hombres. Era el momento para recuperar la tierra, había que romper el cerco de hierro en la vega del Guaire y defender el territorio de la Sierra.  Guaicamacuto lo asistiría por la vía marina, mientras que se iban formando cuadros alrededor del valle para atacar de forma simultánea en varios lugares. Buscaba dominar el litoral, cerrar el camino de la costa para luego cubrir la villa de Santiago de León.

La sombra trae la muerte

La muerte de Tiuna tiene dos variantes pero en ambas está incluida la acción de un nativo quien acaba con su vida cuando este se encuentra desprevenido. En ambas versiones se manifiesta la fuerza física y espiritual del cacique. La primera dice que un nativo mercenario, al conocer las riquezas que se ofrecían por la vida del cacique, se infiltró en donde yacía Tiuna y su gente. Cuando menos lo esperaba el mercenario apuñaló con una daga al poderoso líder. Tiuna, al verse herido reacciona y estrangula a su asesino y antes de morir expresa “¡Solo así podían acabar los españoles conmigo!”.

La segunda variante indica que Tiuna murió en batalla, siendo el último nativo de pie, retó a Losada al combate. El reto fue delegado en Francisco Maldonado, pero Tiuna hirió con una lanza a Losada, saliendo los demás en su socorro, también hiere a Gallegos, a Pinto y a San Juan. El Poderoso cacique parecía invencible hasta que una flecha disparada por un nativo criado por Maldonado lo atravesara.

Así muere Tiuna, luz del amanecer, deidad del agua, el gran espíritu de la lucha, el de ojos pardos y corazón de niño.


Fuente
Antonio Reyes - Caciques aborígenes de Venezuela Tomo 1
Fundación Polar, 1997, 50, Tomo IV.
María Electa Torres Perdomo - Aborígenes olvidados de la historia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.